Inicio
Loros Papilleros Disponibles
Artículos
Foro
Chat
PlusMascota

ECLECTUS RORATUS :

Escrito y cedido por Carmen Villar Grau (DANA) www.aviariodana.com

 Estos preciosos loros son originarios de la región del Pacífico Sur (Islas Molucas, Indonesia, Islas Salomón, Nueva Guinea y otras Islas) existen de 9-10 subespecies. La diferencia entre las subespecies se refleja en el color de su plumaje, especialmente en las hembras.

Cuando se descubrió esta especie se pensó que pertenecían a especies diferentes por el dimorfismo que existe entre ellos.

Eclectus Roratus Vosmaeri

Eclectus R. Aruensis

Los machos son de color verde brillante con el borde de las alas de color azul cielo, debajo de ellas de color rojo. La cola es negra por su parte interior y una franja de color amarillo limón al final. Tienen el pico de color amarillo y anaranjado en la parte superior.

Las hembras son de color rojo cobalto y violeta-azul en la barriga. Las hembras Vosmaeri presentan franjas amarillas alternadas con rojo al final de la cola. El pico es de color negro.

Tienen unas plumitas muy compactas y finas en la parte de la cabeza, son muy suaves y tienen una textura parecida al pelo.

El plumaje de los Eclectus no produce polvillo, este fenómeno se produce porque no tienen la glándula de polvo, tienen una glándula que proporciona grasa.

 

ALOJAMIENTO :

Los Eclectus tienen una gran dimensión de alas por lo que tenemos que ser concientes de alojarlos en jaula o voladero amplios para que mantengan su plumaje en perfecto estado y no se lo destrocen por el choque con los barrotes de la jaula. Necesitan estar unas horas del día fuera de la jaula por ejemplo en una percha o zona de juegos.

Los ejemplares papilleros (criados a mano) son perfectas mascotas, alegres, juguetones, cariñosos y dóciles.

Emplazaremos la jaula en un lugar donde no hayan ruidos estridentes cerca. La televisión, el equipo de música, el teléfono tienen que estar al menos a 3 metros de distancia.

La jaula tiene que colocarse en un lugar que no hayan corrientes de aire y por donde no haya paso de personas continuamente.

Es mejor que el loro pueda observar a la familia de frente. Es adecuado que disponga de vistas, cerca de una cristalera o ventana pero que no tenga sol directo en épocas calurosas.

Descartaremos la cocina y el cuarto de baño para colocar la jaula de nuestro loro ya que suelen ser las estancias más húmedas de la casa.

Lo más adecuado será un rincón tranquilo de la sala de estar donde el loro podrá observar la vida familiar y participar de ella.

Pondremos algún juguete para que pueda tener sus ratos de juego cuando no estemos en casa

La jaula tiene que tener mínimo dos palos (perchas) para que pueda cambiarse de uno al otro. El número de palos dependerá de las medidas de la jaula o voladero teniendo en cuenta que por el espacio no resulten un obstáculo cuando aletea. Aconsejo que éstos sean de madera fuerte como por ejemplo el brezo ya que a los loros les encanta roer la madera, lo necesitan para mantener su pico limpio, afilado y en definitiva sano.

Los comederos y bebederos tienen que ser de acero inoxidable.

Los bebederos tienen que estar siempre llenos de agua fresca y limpia, descartaremos los modelos tipo sifón ya que en ese caso tendríamos que tener a disposición de nuestro loro una bañera porque de vez en cuando les encanta meter la cabeza en el agua y humedecerse todo el plumaje, totalmente necesario para conservar la humedad e imprescindible para su aseo y buen estado de las plumas.

Veremos que nuestro loro pasa largos ratos limpiándose las plumas, lo hace de una en una con mucha parsimonia, todo un espectáculo!

Colocaremos un limauñas-pico en el interior de la jaula para que mantenga su pico y uñas en perfecto estado.

Cuando llega la hora de dormir es mucho mejor que tapemos la jaula para proporcionarle un descanso más tranquilo. Tendremos en cuenta que el día para las aves va en consonancia con la luz solar, excepto en casos de cría en cautividad que se simula con lámparas especiales alargando el día artificialmente 12-13 horas para que los pequeños reciban todas sus tomas de comida.

No es conveniente dejar que se acerquen los niños pequeños a la jaula y a los más mayores se les enseñará que no deben provocar al loro ni asustarlo con movimientos bruscos ni gritos, de este modo se acostumbrará a su presencia y los aceptará como parte de la familia compartiendo sus juegos.

 

EL HUMO DEL TABACO ES MORTAL PARA TODAS LAS AVES.

Por este motivo evitaremos fumar dentro de la sala donde tengamos alojado al loro ya que les afecta tremendamente.

 

 DOMESTICACIÓN Y HABLA.

 En primer lugar nuestro eclectus se tiene que familiarizar con su nueva jaula, familia y entorno en general, los primeros días de estar en casa es mejor que esté tranquilo para que se acostumbre a su nuevo hogar y pueda visualizarlo todo de forma tranquila.

La jaula tiene que estar provista de zona de juegos en la parte alta de forma que podamos abrir y pueda salir de ella posándose en ese palo.

Cuando queramos que se pose en nuestro brazo tenemos que acercarlo a su pecho y de forma refleja subirá en él. Cada vez que haga algo especial o se porte bien le obsequiaremos con una galleta, trozo de fruta, semilla de girasol, algo que le guste (golosina) y al hacerlo le hablaremos en voz baja y tranquila para que entienda que estamos contentos con su actitud.

Tendremos en cuenta que para enseñarlo tenemos que dedicarle tiempo y tener mucha paciencia.

A corto plazo conseguiremos que se suba a la mano o que venga a nuestro brazo del otro lado de la sala, o se pose en nuestro hombro. Les atrae considerablemente los lóbulos de las orejas y suelen morderlos por lo general flojo, les gusta acicalarnos el pelo y morderlo, no tenemos que tenerle miedo. Posado en nuestro brazo u hombro se limpiará las plumas y eso es señal de que tiene plena confianza y está tranquilo a nuestro lado.

Al principio los vuelos serán torpes pero en poco tiempo controlará perfectamente los obstáculos evitándolos perfectamente. Cuidado con los vuelos! Hay que tomar precauciones con los cristales, es conveniente correr las cortinas para que no piense que no existen pudiéndose dar un golpe mortal.

Aprenden a hablar con mucha facilidad y empiezan a repetir las primeras palabras a los pocos meses de vida. Están dotados para repetir toda clase de sonidos y ruidos además de palabras y frases como por ejemplo: ruidos que se pueden oír en una casa (teléfono, estornudos, tos, chirriar de puertas, etc.), risas, cantos.

Cuando queramos que aprenda palabras se las tenemos que pronunciar claramente y sin separar las sílabas. Hay que esperar a que aprenda una palabra para enseñarle la siguiente. Lo primero que suelen decir es “HOLA”, su nombre y el nombre de su dueño.

Partiendo se este punto la capacidad de aprendizaje es infinita.

Les gusta mucho cantar y muestran una gran atención por la televisión o la radio repitiendo a veces melodías de los anuncios.

Son extremadamente curiosos y les gusta observar todo lo que hay a su alrededor.

Comprenden palabras como “NO” cuando hacen algo mal , obedecen cuando se les ordena “VEN AQUÍ”, “ARRIBA” por supuesto que hay que dedicarles tiempo para enseñarles y que nos comprendan porque ellos no reaccionan ante las cosas como lo haría un perro o un gato.

Si un loro hace algo que no queremos no podemos darle un cachete o chillarle porque ellos no lo entienden de la misma forma que nosotros, se creen que es una respuesta a su acto y tendrían un comportamiento contrario a lo que nosotros creemos, si chillamos “AYYYY” después de un mordisco ellos lo van a tomar a juego y volverán a morder para oír nuestra respuesta. Si chillan no podemos responder con un chillido “CALLAAAAAAA” porque chillarán más.

Una buena terapia para que dejen de hacer algo que no nos gusta consiste en ponerlos a oscuras durante 10 minutos y pasado este tiempo destaparlos, es un castigo que funciona en la mayoría de casos pero no pasar del tiempo mencionado, esto se hace sin mediar palabra, él lo interpretará de manera que lo que ha hecho no nos ha gustado y si lo vuelve a repetir volveremos a actuar de la misma forma.

Los Eclectus generalmente no son loros chillones, los ejemplares salvajes suelen emitir unos chillidos a primera hora de la mañana y última de la tarde pero el resto del día no se les oye, no es el caso de los que han sido criados a mano. Tienen ratos que hablan y dicen todas las cosas que saben, si son ejemplares pequeños (meses) hablan a su manera. Por lo general son muy pacíficos y bastante quietos.

Nuestro Eclectus repetirá palabras o imitará melodías dependiendo del tiempo que nosotros le dediquemos, lógicamente es más fácil obtener resultados rápidos en ejemplares jóvenes.

Son muy inteligentes, se fijan en todos los movimientos que hacen las personas que los rodean, son animales muy especiales y requieren mucha atención.

Tener un loro en casa no es un capricho pasajero, es necesario informarse bien antes de adquirirlos y saber los cuidados y necesidades que precisan a todos los niveles, hay que tener muy claro que no son solamente decorativos y aconsejo a las personas que quieran tener uno en casa que antes se asesoren bien por un criador o persona especializada. Hay que ser consciente de que no puede ser una buena mascota un ejemplar que haya sido importado, arrancado a la fuerza de su hábitat y que después de haber sobrevivido a un calvario de viaje dentro de una caja amontonados y soportado infinidad de pruebas veterinarias va de mano en mano y al final llega a un mercado, mayorista o tienda.

Que por supuesto el precio es muy diferente a un loro criado en cautividad y a papilla pero hay que saber que va a estar muy asustado y temeroso, que asocia al hombre como a su enemigo porque todo el daño que ha recibido ha sido causado por nosotros los humanos y no nos va a dejar ni acercar, posiblemente chille cada vez que lo intentemos por el terror que tiene. Que la mayoría de ellos estarán en una jaula minúscula en un rincón de la casa y que a los pocos días nadie lo mire, solo se acerquen a ponerle mísera comida y agua. Este trato va a desencadenar un grave problema psíquico y físico a consecuencia de ser ignorado completamente por parte de la familia, seguramente acabará con serios problemas de picaje, movimientos físicos repetitivos por falta de atención. Posiblemente el dueño se lo sacará de encima a toda costa por no ser la mascota ideal que había imaginado y porque no recita la “Biblia” desde el primer día.

Sería cuestión de tener mucha paciencia e ir ganando puntos muy lentamente y con mucho cariño, solo así con el tiempo conseguiríamos acercarnos a él.

A la gran mayoría de estos pobres loros les espera un futuro incierto. Muchas veces se compra un loro de estas características y por la dificultad que tienen se acaban abandonando o deshaciéndose de él a cualquier precio.

Para estos ejemplares lo más adecuado es caer en manos de criadores que los van a tener bien cuidados a todos los niveles, pero desgraciadamente muy pocos de ellos tienen esa suerte…

ESTOY TOTALMENTE EN CONTRA DE LA CAPTURA E IMPORTACIÓN DE ANIMALES SALVAJES.

(Deberían tomarse medidas muy estrictas al respecto)

En este caso no estaba hablando precisamente de los Eclectus si no de todos los “loros” en general.

 

SÍNTOMAS DE ENFERMEDAD.

 Un loro sano pasa gran parte del día activo, trepando por la jaula, jugando, curioseando, comiendo etc.

Si nuestro loro está somnoliento o postura con la cabeza debajo del ala durante el día, si presenta el plumaje enmarañado cuando el aspecto tendría que ser fino y pegado al cuerpo, si pierde la curiosidad por las cosas y la alegría que le caracteriza, delgadez o pérdida de peso, los ojos hinchados o legañosos, excrementos líquidos, mucosidad nasal, respiración dificultosa o ruidosa…

Si tiene alguno de estos síntomas SIN ESPERAR A “MAÑANA” tenemos que llevarlo con urgencia a un veterinario especialista de exóticos porque presenta síntomas muy graves y con un tratamiento a tiempo podemos salvar su vida.

 Las aves en la naturaleza no pueden exteriorizar sus enfermedades para no ser presas de los depredadores es por ese motivo que si están enfermos no lo demuestran hasta que llegan al último extremo de sus fuerzas.

Si decidimos tener un loro en nuestra casa después de habernos informado bien tendremos un compromiso firme de darle nuestro cariño, juegos y todos los cuidados que necesita y él nos corresponderá alegrándonos la vida con su compañía.

 

VETERINARIOS DE EXÓTICOS DE BARCELONA Y PROVINCIA :

MARAGALL EXÓTICS

Dr. CARLOS LÓPEZ DEL CASTILLO

TELF. 93 436 58 88

CALLE XIPRER 53 LOCAL, 2

BARCELONA

CENTRE CLINIC VETERINARI

DR. SANTI RIBELL

TELF. 93 840 00 84

MÓVIL 609 71 45 79

CALLE TORRAS I BAGES, 28

GRANOLLERS

EXÓTICS

CALLE GALLECS, 73 (al lado del s'clat)

TELF. 93 570 30 27

MOLLET DEL VALLES

VETERINARI ZOOLÓGIC BADALONA

CALLE CONQUISTA, 74

TELF. 93 388 53 54

BADALONA

EXOTVET (VETERINARIO DE ANIMALES EXÓTICOS)

DR. ROGER DOMINGO OLLÉ

TELF. 667 582 582

XAVIER VALLS – JAVIER VERGÉS

C/ BALMES, 454

TELF. 93 417 89 22 URGÉNCIAS: 639 35 31 33

BARCELONA

Psitaciadictos
www.aviariodana.com